Gáldar - Gran Canaria - España / Gáldar - Gran Canaria - Spain

Cría responsable (Episodio II)

                               Pues vamos allá con el segundo episodio de esta serie de artículos sobre la cría responsable y en esta entrega nos vamos a meter un poquito más en faena y quizás tengamos que ampliar un poco más el vocabulario relacionado con la cría del PLC. Recuerdo que a pie de página encontrareis el significado de las palabras más técnicas.

                               Pongámonos en situación, ya tienes tus ejemplares de cría en casa (cachorros aún o algo más grandes), la pregunta sería que hacer primero, vamos a enumerar las más lógicas:

  • Buscar un veterinario de confianza al que llevar a nuestros ejemplares (será su médico de por vida así que quizás debamos probar varios).
  • Seguir el plan de socialización con nuestros ejemplares (si hemos buscado bien es probable que el criador te haya facilitado unas pautas a seguir).
  • Si no tenemos experiencia previa quizás sea buena idea ponernos en las manos de un buen adiestrador canino (si es con experiencia en la raza mejor que mejor).

                               Son pasos básicos que pueden sonar manidos pero la cría responsable empieza en la tenencia responsable y en que nuestros ejemplares sean equilibrados y sanos tanto física como mentalmente, no solo por el bienestar animal o su plena integración en nuestra familia de nuestros perros (en el caso del PLC con más razón si cabe ya que son perros que acusan muchísimo la soledad) y teniendo en cuenta que nuestros ejemplares deberán interactuar con gente y otros perros nos conviene que sean (dentro de lo posible) amigables con los extraños.

                               Las condiciones fitosanitarias son importantes también, bien sea la limpieza y tamaño de nuestros  caniles y de los espacios donde los perros vayan a estar (obviamente el propio animal y sus controles veterinarios),  recordemos que gente acudirá a ver a nuestros ejemplares a casa o a ver a los cachorros, ya no solo por el bienestar animal (que debería primar sobre todo lo demás) si no como escaparate que será del cariño, dedicación y mimo que damos a nuestros cachorros. Y que el kennel esté limpio y los perros sanos será el mejor escaparate para el boca a boca.

                               Cumpliendo todo lo anteriormente expuesto, cosa que no será fácil, sobre todo con cachorros en casa (mean y cagan muy muy muy a menudo), tendremos que plantearnos los pasos a seguir teniendo en cuenta que nuestro perros no podrán criar hasta que alcancen cierta edad y con el segundo celo de las hembras (siempre que seamos responsables)  esto sin contar con que primero deberemos hacer a cada ejemplar  las pruebas de salud (en las que nos centraremos en el siguiente entrega) y sacar el afijo. Pasos muy importantes para hacer las cosas bien.

                               El afijo, es nuestro nombre como criadero y puede ser que vaya antes del nombre o después del pedigrí de nuestros cachorros. Por así decirlo es el apellido que daremos a los perros que salgan de nuestra casa. Será lo que nos identifique en el mundo de la crianza de perros. Lo solicitamos con un documento tipo a nuestra canina más cercana afiliada a la RSCE (Real Sociedad Canina de España) y en el documento podemos escoger  hasta  tres nomenclaturas para nuestro criadero, si tenemos interés en uno en concreto podemos consultar el registro en la web de la FCI (Federación Cinológica Internacional), personalmente aconsejo que cubráis las tres posibilidades y tras pagar las tasas y entregar el certificado de pago en las oficinas de la canina solo nos queda esperar a la contestación que recibiremos por correo en la dirección que hayamos facilitado. Esto puede demorarse algunas semanas así que cabe adelantarse y hacerlo lo antes posible para evitar no tenerlo concedido a tiempo para inscribir la camada con nuestro afijo que lleva aparejado un número en la canina de España y en la FCI. Una vez obtenido el afijo de manera oficial ya seremos a efectos de la canina y la FCI criadores, aunque apenas hayamos comenzado nuestra singladura como tales.

                               En nuestra próxima entrega nos centraremos en los requisitos del perro para ser considerado apto de cría y en las pruebas de salud tan necesarias para mejorar la raza con cada camada. Y a continuación os dejo las palabras o siglas con una breve explicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *