Pontedeume - Galicia - España

Historia del Perro Lobo Checoslovaco

No puede entenderse la historia del Perro Lobo Checoslovaco sin situarnos primero en el contexto histórico que rodeo su creación. Tras la Segunda Guerra Mundial  Europa quedo dividida en dos frentes, la occidental y la oriental, que en este caso es lo que nos ocupa. El “Telón de Acero” era la línea que separaba ambas Europas y uno de los países que tenía parte en esa frontera era la República de Checoslovaquia.  Las labores de rastreo y patrulla en la frontera  se llevaban a cabo por Pastores Alemanes, hasta aquel momento los perros que mejores resultados habían dado en ese tipo de trabajo.

En 1955, en Bohemia del sur, en la localidad de Libejovice, se inició un proyecto a cargo del Coronel y Biólogo Karel Hartl. El primer cruce óptimo se produce entre una loba llamada Brita y un pastor alemán Cezar Z Brizoveho Haje. La primera camada nació el 25 de Mayo de 1958. El segundo cruce se realizó con el pastor alemán Kurt Z Baclavky y la misma loba Brita. Así nacieron las dos primeras líneas de sangre.

El proyecto continua hacia adelante, se constata que la primera y segunda generación  eran más parecidas, estéticamente hablando, al perro aunque su carácter era claramente más fuerte. Su tenacidad, timidez, agresividad y temperamento se semejaban más al lobo.

El Coronel Hartl concluyo que era posible la hibridación entre perros y lobos y que la mayoría de la descendencia  era apta para reproducirse y continuar la raza. Algunos de los ejemplares fueron enviados a las perreras militares en la frontera de Eslovaquia y una vez allí cruzados con otros pastores alemanes sin parentesco con los primeros utilizados.

Se comprobó que la segunda y tercera generación  eran aptos para ser educados y entrenados si eran apartados a tiempo de su madre, y con la cuarta y quinta generación el aspecto de los ejemplares se vuelve más lobuno, aunque seguían siendo  distintos del  pastor alemán o al lobo. Consiguieron utilizarse con éxito como perros de guardia fronteriza. Se verificó que los ejemplares se recuperaban con mayor rapidez que los pastores alemanes, su sensibilidad olfativa, y su resistencia a la climatología adversa no tenía parangón  lo que propiciaría que se siguiesen los trabajos en pro de la incipiente nueva raza.

El proyecto finalizaría en 1965 cuando el Coronel Hartl redacta un estándar y un plan de cría que combinase las cualidades útiles del perro y las favorables del lobo.

La tercera línea de sangre comienza en 1968 con el cruce entre el lobo Argo y la pastor alemán  Asta Z SNB. Y es tras esto que se empieza ha hablar de Perro Lobo Checo.

En 1968 tras la invasión de la URSS  de la República Checa y a partir de este punto los militares dejan de presionar a los criadores para que premiase la utilidad de los ejemplares frente al resto de factores. No obstante no sería hasta el año 1979 con el nacimiento de Rep Z Poharanièni considerado como el ejemplar que generó el estándar de lo que es hoy un perro lobo checoslovaco.

No seria hasta marzo de 1982 que se fundaría el club de criadores del perro lobo checoslovaco BRNO. Ese mismo año se reconoce el Perro Lobo Checoslovaco como raza nacional. Finalmente podemos decir que la raza nace de 4 lobos (Brita, Argo, Sarik y Lejdy) y varios pastores alemanes y la raza es finalmente reconocida en 1999de forma oficial por la F.C.I.