Gáldar - Gran Canaria - España / Gáldar - Gran Canaria - Spain

Comenzando 2019

                                               Este año ha comenzado muy fuerte para  Maya  y para mí y en un periodo de menos de 15 días  nos hemos enfrentado a dos situaciones complicadas y bastante desagradables, y aunque en un principio no tenía pensado compartirlas, después de mucho meditar me di cuenta de que son vivencias que puede sufrir cualquier propietario de un PLC en su día a día, sirva pues mi experiencia personal para que podáis sacar vuestras propias conclusiones y vayáis precavidos en según qué espacios. Así que vamos a entrar en harina…

                               El día 1 de Enero (si sí, el primer día del año) decidimos salir a dar un paseo algo largo y disfrutar la tarde apacible que había quedado en Pontedeume y alrededores, sabiendo que era un día festivo y por lo tanto siendo día de caza, decidimos irnos a los montes del Forgoselo, que es una zona cercana a Pontedeume que está catalogado como “RESERVA DE CAZA” (este dato es importante), donde sí sé que se prohíbe la práctica de la caza, aunque hay cotos alrededor  donde si pueden practicar. Aclarar también, que para realizar una batida o montería en un zona lindante con rutas de senderismo o incluso con caminos de servidumbre de fincas privadas los cazadores están obligados a señalizar que está teniendo lugar dicha actividad y dejar a alguien para informar a la gente que pase para evitar accidentes o que alguien se introduzca dentro de la zona donde se está realizando la batida. Te puede gustar más o menos la caza estar más o menos de acuerdo con dicha actividad pero si cumplen todos los requisitos legales exigidos te tienes que aguantar porque así está estipulado.

                                El caso es que salimos a pasear por allí, que es un sitio que últimamente hasta la Diputación ha promovido para senderistas y como zona recreativa en la naturaleza. De hecho me consta que incluso se realizan carreras de orientación, recogida de setas por sociedades micológicas, etc…

                               Comenzamos nuestro paseo como habíamos hecho mil veces, primero con las perras atadas y cuando llegamos a cierta zona y vemos que no hay nadie ni perros las soltamos para que corran un rato (recalco que siempre intentando no molestar a nadie y mirando muy mucho de estar solos)  al no haber coches en el aparcamiento de la zona dónde comienza la  ruta y al no ver a nadie ni oírse ruidos de ninguna clase, soltamos a las perras para que corriesen un poco y continuemos  andando 1 km más o menos, para nuestra sorpresa al subir las perras a lo alto de una loma se escuchan ladridos y a los pocos segundos 1 tiro, Maya y Cali salen espantadas por el ruido y el disparo, aunque lo que me apetecía era correr hacía donde había salido el disparo, me calmo aún no sé muy bien cómo y me encamino lo más tranquilo que puedo hacía el bosque a donde Maya había huido y mientras la llamo me siento en la  hierba para que me vea tranquilo, prácticamente al momento la perra se acerca a mí y se tumba a mi lado temblando. La tranquilizo y le pongo la correa, a mi espalda ya escucho gritos y la incipiente discusión, respiro profundamente y me levanto, ya tienen a Cali también con la correa, vuelvo a acercarme y le doy a la persona que sujetaba a Cali a Maya mientras intento ir a hablar con la persona que ha efectuado los disparos (dudo entre 1 o2). Al acercarme veo que la escopeta que lleva es para caza de aves, es decir, dispara cartuchos de perdigones, no le ha dado a las perras de milagro.

                               Me acerco, intentando calmar la mala leche y poner mi actitud más tolerante, pero la primera en la frente, ya comienza faltándonos al respeto con un surtido amplio de insultos y a decirnos que si no hemos oído el ruido de las escopetas o somos retrasados, pese a las repetidas faltas de respeto, le contesto con educación que no hemos oído nada y que la zona en la que se encuentra está prohibido cazar, a lo cual me responde que está en su coto y que puede hacer lo que quiera. Le reitero que no está en un coto y que lo que hace es ilegal, que se perfectamente que la zona está repleta de becadas, perdices y codornices, pero que no se puede cazar. Nos amenaza con la escopeta pero ve que no me acobardo y que le digo que estoy llamando a la Guardia Civil para informar y pedir que se persone una patrulla, claramente la huida por respuesta a paso vivo mientras sigue insultándonos mientras se va. Nos volvemos al coche a esperar por la patrulla con un mal cuerpo que ni os podéis hacer una idea. Y de esta primera epopeya saco varias conclusiones.

  1. Para este Homo Neandertal llamarnos animalistas era un insulto, que a saber por qué pero lo repitió varias veces añadiendo distintos adjetivos.
  2. La justificación para disparar a las perras “es que pensé que eran lobos” y se quedó más ancho que largo. Pese a llevar un arnés rojo cada una.
  3. Para un cazador todo el monte es suyo los días de caza, caiga quien caiga.

Como reflexión general decir a todos los propietarios y futuros propietarios que tengan mucho cuidado en sus paseos por el monte con sus PLC, en España los días de caza son Jueves, Domingos y Festivos. Así  que tenerlo muy en cuenta a la hora de planificar paseos os evitara encuentros desagradables como estos.

Me queda otra historia desagradable de comienzo de 2019, pero tengo suficiente mal cuerpo teniendo en cuenta lo que os acabo de exponer, así que la otra la compartiré la semana que viene…

Cuidad de vuestros peludos y tened cuidado

Bluemoon Wolf Kennel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *